Internacional , 12 de Septiembre de 2017
Precio del oro podría tocar los 1.450 dólares este año
Precio del oro podría tocar los 1.450 dólares este año
 
El pasado sábado concluía en Cádiz el II Congreso nacional de la Sociedad Española de Metales Preciosos de Inversión SEMPI que se ha celebrado durante tres días en el Hotel Fairplay Golf&Spa Resort en Benalup.

Durante el Congreso, se ha analizado la trayectora del precio del oro así como su papel como valor refugio universal y moneda de cambio válida en cualquier parte del mundo. SEMPI, que ha reunido en Benalup-Casas Viejas a más de 300 especialistas nacionales del sector, continúa su consolidación como la principal compañía de gestión integral de metales preciosos de España.

Según destacaba el presidente de SEMPI, Gabriel Ruiz Ramírez, el precio del oro ha alcanzado en septiembre su nivel máximo del último año. Una situación que se ha dado merced a la inestabilidad geopolítica y a las dificultades por las que atraviesa la economía de los EEUU.

El precio del oro "no sólo ha logrado romper la barrera psicológica de los 1.300 dólares la onza a finales del mes de agosto, sino que ha marcado un nuevo récord en los últimos doce meses": el pasado viernes, 1 de septiembre, alcanzaba los 1.334,50 dólares la onza y cerraba a 1.329,90 dólares, explica Ruiz. Por eso, destacaba que es de esperar que 2017 cierre con el precio del oro en 1.450 dólares la onza porque "creemos que si el conflicto que hay en la actualidad entre los EEUU y Corea del Norte se enquista, no sería difícil que" el precio del metal precioso por excelencia alcanzase esas cotas.

En opinión del presidente de SEMPI, nos encontramos en un escenario muy complejo, con un euro en niveles muy altos y una Reserva Federal estadounidense que se ha visto obligada a retrasar las nuevas subidas de los tipos de interés.

Uno de ellos ha sido el dato de empleo no agrícola en los Estados Unidos que, con 156.000 nuevos puestos de trabajo en el mes de agosto, se ha quedado muy por debajo de las expectativas, que apuntaban a una cifra de 185.000.

Estos datos van a tener repercusión tanto en la inflación como en la política monetaria por parte de la Reserva Federal de los Estados Unidos que, como han interpretado muchos analistas tras el discurso de Janet Yellen en la reunión de bancos centrales de Jackson Hole, va a ser más moderada, con menos subidas de tipos de interés de las previstas hace unos meses.

Por otro lado, el dólar inició su caída libre en diciembre de 2016. Como apunta Gary Wagner, en aquel momento el llamado Índice Dólar DXY (que mide el valor de la divisa estadounidense frente al euro, el yen, la libra esterlina, el dólar canadiense, la corona sueca y el franco suizo) estaba en 104. El pasado viernes, 1 de septiembre, el índice DXY estaba en 92,78, lo que significa que el dólar ha perdido un 11% de su valor en lo que llevamos de año.

Dado que tanto el precio del oro como el de la plata y de otros metales preciosos está fijado en dólares, como resultado directo de la depreciación del dólar, los metales preciosos se han revalorizado.

"En estas circunstancias, como es lógico, buena parte de los inversores van a ir a parar al oro físico, cuya demanda está aumentando de forma espectacular. De hecho, hay momentos del año en los que existen listas de espera para que las refinerías puedan dar servicio a sus clientes", apunta el experto en el mercado de los metales preciosos, quien asegura que la combinación entre la fuerte demanda y la reducción de la oferta, unidas a la situación geopolítica, va a provocar que el oro siga subiendo de precio.

La empresa especializada en oro, con apenas dos años de presencia en el mercado, ha obtenido en el año contable de 2016 unos beneficios de 1,51 millones de euros.

"Seguimos preparando nuevos programas, nuevos sistemas para ayudar a la gente a invertir en metales preciosos, posicionando a nuestra empresa como la principal compañía de gestión integral del mercado de metales preciosos en nuestro país, y no solamente de venta de lingotes", apunta el responsable de la compañía. Y, de cara al futuro, el objetivo está claro: "seguir creciendo", decía Gabriel Ruiz.